sábado, 14 de julio de 2007

La FIA sospecha y exige explicaciones a McLaren.

El máximo organismo internacional ha decidido que los representantes de la escudería británica argumenten, el próximo 26 de julio, la posesión de documentos no autorizados pertenecientes a Ferrari

Espionaje, robo, sabotaje, chivatazo, denuncias, sospechas... Para completar un thriller convertible en best-seller sólo falta algún asesinato y una bella mujer. La mujer, aún sin saber si es muy agraciada o no, podría ser Trudy, la mujer de Mike Coughlan, diseñador jefe de McLaren, que cometió un error de aficionada al fotocopiar el dossier confidencial de casi 800 páginas con todos los secretos de Ferrari en la papelería de la esquina. (CONTINUA.....)

Lo más increíble es que no se trata de una novela, sino de un escándalo de espionaje industrial. Nigel Stepney, ex ingeniero de Ferrari, acusado de pasar la información a Coughlan y supuesto saboteador de los bólidos rojos, al poner detergente en los tanques de gasolina de Massa y Raikkonen, antes del GP de Mónaco tiene pendiente una demanda penal frente a la escudería de Maranello. Ahora cuando parecía que Ferrari había llegado a un acuerdo con el propio Coughlan para usar su declaración en el juicio de Stepney, el caso ha dado un nuevo giro por la aparición de la FIA.

Ayer, emitió un comunicado en el que pone bajo sospecha no sólo al ingeniero del equipo británico sino que exige a sus responsables dar las oportunas explicaciones y alimenta de paso, los rumores sobre un posible aprovechamiento de la información obtenida. La nota del máximo organismo así lo explica: "Representantes del equipo Vodafone McLaren Mercedes deben estar presentes en la reunión extraordinaria del Consejo Mundial del Automovilismo que se celebrará en Paris, el jueves 26 de julio de 2007. Se ha pedido la presencia de los representantes del equipo para que respondan a la acusación de que entre marzo y julio de 2007, por incumplimiento del artículo 151c del Código Deportivo Mundial, McLaren Mercedes tuvo documentos no autorizados en su posesión, así como información confidencial incluyendo datos que podrían haber sido usados para diseñar, construir, analizar, probar, desarrollar y/u operar un monoplaza de Ferrari".

El artículo 151 habla de sancionar cualquiera de las infracciones que se detallan a continuación. Y en el epígrafe al que se refiere la FIA dice: "Cualquier conducta fraudulenta o cualquier acto perjudicial para los intereses de la competición o del deporte del motor en general". En el artículo 153 habla de las posibles sanciones que van desde la simple reprimenda a la multa, la penalización en los tiempos, la exclusión, la suspensión y la descalificación. Y un dato importante; se habla de que para imponer cualquiera de las tres últimas sanciones debe darse la oportunidad al acusado de defenderse.

Por eso la petición de la FIA hacia McLaren para que sus representantes respondan a las acusaciones debe intranquilizar bastante a los británicos. También, en el artículo 153, se explica que tanto en la F-1 como en el Mundial de rallys la sanción podría consistir en la anulación de todos los puntos del campeonato. Una medida de la que ya aviso Bernie Ecclestone al destaparse el asunto.

Tras conocer la decisión de la FIA, McLaren emitió una nota mostrando su total disconformidad: "McLaren está extremadamente decepcionado al ver la petición de la FIA para contestar a la acusación de estar en posesión de ciertos documentos y de la información confidencial que pertenecía a Ferrari. McLaren desea continuar su total cooperación y quiere dejar muy claro que los documentos y la información confidencial estaban únicamente en posesión de un empleado actualmente suspendido y no se ha utilizado ningún elemento en lo referente a los monoplazas de McLaren". La próxima entrega será el 26 de julio, siempre y cuando no aparezcan nuevos misterios... Fuente: AS

Etiquetas: , ,

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home