sábado, 29 de diciembre de 2007

Terminamos el año 2007, ¿Que nos espera en el 2008?.

Apasionante. Es la primera palabra que nos sale al pensar en la edición 2007 del campeonato del mundo de F1. Un año de records, muchos. Entre ellos la aparición de un piloto, el mejor novato de la historia, que sólo en la última carrera vio como se le escapaba el título de las manos.

Un año, en el que tres pilotos llegaron con opciones de ser campeón a la última carrera. Un año, en el que un hombre, que estaba tercero a 17 puntos de la cabeza a falta de dos pruebas y 20 puntos por disputar, logró ser campeón del mundo, destrozando míticas hazañas como la de Alain Prost en 1986 remontando a los mismísimos Niguel Mansell y Nelson Piquet. (CONTINUA.....)

Cada temporada se dice lo mismo pero es que es verdad. 2005 parecía un año imbatible de emociones cuando Fernando Alonso se proclamaba campeón del mundo por delante de Kimi Raikkonen con un McLaren volador. Cuando parecía que no podía haber nada más emocionante nos encontramos con un 2006 en el que el rival del campeón mundial asturiano era el mismísimo Michael Schumacher y también, el de Renault, logró superar al séptuple campeón del mundo con un Ferrari y muchas ayudas de la FIA bajo el brazo.



Y por si la historia no podia ir a mas, llegamos a la campaña 2007, con Fernando Alonso, el bicampeón, cambiando de equipo, mejorando un coche que no había ganado una carrera el año anterior, y cuando parece que todo va sobre ruedas, aparece un novato con una calidad increíble que le pone contra las cuerdas, se gana el favor de los mandamases del equipo y, beneficiado otra vez por absurdas decisiones de la FIA, deja la decisión final del Mundial para una última carrera en Brasil en el que Ferrari se ríe en la cara de Ron Denis y todo McLaren.

Visto esto miedo me da pensar en el Mundial de 2008 con Fernando Alonso en Renault, con tantos alicientes como ver cuánto puede mejorar un coche que sólo subió al podio una vez el año pasado, si Nelsinho Piquet, de la mano de su padre el genial tricampeón del mundo, se pondrá la careta del clan Hamilton e intentarán hacer la vida imposible al ovetense. Saber cómo se desenvuelve el novato del año pasado y aspirante al título este año sin ninguna competencia en el box.

También habrá que estar atento a Ferrari, si Raikkonen se viste de Michael Schumacher y Massa pasa a ser mera comparsa o el brasileño lucha por el título por encima de lideratos efímeros. También habrá que estar pendiente de dos cosas más en Renault. Lo que mejora el R28 con respecto al R27 y las décimas que Alonso hace mejorar, gracias a su experiencia y habilidad para pulir un monoplaza, y lo que mejora el coche con ese plus extra de pilotaje que sólo el mejor piloto del momento atesora en su interior.

En otro orden de cosas, habrá que estar pendientes de si por fin BMW logra ganar alguna carrera. De las mejoras de escuderías de mitad de la tabla como Toyota, gigante en perenne letargo y también Honda, de la mano de Ross Brawn, amén de Red Bull y Toro Rosso, con un aliciente venido de la ChampCar llamado Sebastian Bourdais. No olvidemos tampoco las prestaciones del equipo de sir Franck Williams, un hombre poco acostumbrado a ser segundo y que de la mano de Nico Rosberg debe empezar a picar un poco más alto.

Todo esto en un año en el que no habrá controles de tracción, puede haber mucha más chicha en las salidas y la centralita será la misma para todos los monoplazas. En definitiva ¡qué empiece ya!.... Fuente: Eurosport

Etiquetas:

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home