domingo, 1 de julio de 2007

GP de Francia - Doblete de Ferrari y Alonso sólo 7º.

Fernando Alonso (McLaren) acaba séptimo en el GP de Francia y no puede remontar en una carrera en seco, donde Lewis Hamilton, 3º, no puede evitar el doblete de Ferrari, con triunfo de Kimi Raikkonen, que sigue en la lucha por el Mundial en el que Hamilton tiene ahora 14 puntos de ventaja con Alonso.

Al final no llovió, y el rayo de luz que aportaba el sueño esperanzador de una remontada histórica dejó paso a un cielo cubierto de desesperanza y hastío, al ver como lo que Fernando Alonso ganaba con adelantamientos en pista se perdía en cada paso por boxes.

Fernando Alonso no encontró ningún aliado en Magny-Cours, más bien al contrario, ya que Heidfeld, Rosberg y Fisichella se convirtieron en duros escollos que no ayudaron precisamente a allanar el camino del español hacia la remontada, después de salir desde la décima plaza por culpa de sus problemas de cambio. (CONTINUA.....)

Alonso se la jugó. Montó neumáticos blandos de inicio para intentar salir mejor que el resto y buscar ganar el máximo de posiciones al inicio para tener opciones de ir para arriba a lo largo de las 70 vueltas de los 4.411 metros que construyen un Magny-Cours que era escenario por última vez de un GP de Fórmula 1.

Sin embargo, en la arrancada, ni por el centro ni por los laterales Alonso encontró huecos, y se salvó de milagro del toque que Trulli dio a Kovalainen, que se quedó parado en medio de la pista. Por el exterior ganó alguna posición y se situó octavo, con Nico Rosberg justo delante, que le frenaba sobremanera. En poco más de un par de vueltas el meteorito asturiano se quitó de encima al de Williams, pero Nick Heidfeld no se lo iba a poner tan fácil. Lo intentó por activa y por pasiva, pero Fernando, en un comienzo casi suicida, no pasó de ponerse en paralelo con el alemán en casi todas las vueltas, pero no pudo pillarle el sitio bueno ni una sola vez.

Fernando rodaba en ocasiones hasta dos segundos más lento por vuelta que la cabeza y los nervios y la tensión aumentaba exponencialmente porque cada vez perdía más terreno con el podio y con los Kubica y Fisichella que andaban por delante.

Tras el primer paso por boxes, Alonso siguió apostando por los neumáticos blandos y poca gasolina, en parte para librarse del grupo de cinco pilotos que luchaba por la décima posición de Barrichello y en parte para seguir su intento de remontada. Así, Alonso rodó unas pocas vueltas por fin en 1:16 y en vez de encontrarse a Heidfeld posteriormente, se topó con Fisichiella y su Renault, al que no pudo adelantar en el primer intento en el que el italiano protegió el sitio impecable, pero en la vuelta siguiendo Alonso le ganó el interior y le ganó la posición.

El siguiente era Heidfeld, y en tres vueltas de lujo se puso a su rebufo. El de Oviedo luchó denodádamente como un titán para pasar al alemán de BMW, se pasó de frenada en el ángulo del final de la zona rápida casi una docena de vueltas, siempre por el exterior, pero en un descuido, en la chicane, el español se inventó un sitio nuevo para adelantar justo al principio de las enlazadas que se negocian a más de 220 kilómetros por hora y se ponía en quinto lugar, con la mente ya puesta en Robert Kubica, que estaba en cuarto lugar y accesible.

Sin embargo, la estrategia suicida le obligó a un prematuro segundo paso por boxes, y a jugársela casi media carrera con el depósito lleno y los neumáticos más duros luchando contra todos y cruzando los dedos para que aguantasen en sus prestaciones.

Pero la mala suerte llevaba un monoplaza más rápido hoy que el McLaren del asturiano y cargado con tanto combustible Alonso no pudo rodar en tiempos menores a 1:18, con lo que de nuevo vio como cuando Heidfeld y Fisichella salían de boxes de su segundo repostaje, ambos se colocoban por delante de Fernando.

Otra vez a empezar. Alonso se puso, por enésima vez, el mono de trabajo, pero los neumáticos más frescos de sus rivales fueron más importantes que la teórica superioridad de la flecha plateada del español. El bicampeón del mundo intentó por dos veces pasar a Fisichella, en una casi lo consigue, por fuera, pero de nuevo se tuvo que ir largo y el italiano lograba así una pequeña victoria moral aguantando una sexta plaza que a Renault le sabe casi como una victoria.

Mientras Alonso salía de una penuria y se metía en otra y veía como sus adelantamientos en pista se quedaban en agua de borrajas, por delante Kimi le robaba la cartera a Lewis Hamilton en la salida y se ponía segundo tras Felipe Massa, que rodó muy comodo durante toda la carrera.

Hamilton enseguida se dio cuenta que aquí los Ferrari iban muy fuertes y que su máximo rival para el Mundial estaba detrás con pocas posibilidades de puntuar en serio y decidió que acabar su octava carrera consecutiva en el podio en su debut en el Mundial era un magro beneficio. Se cubrió las espaldas con tres paradas en boxes y Kubica, cuarto, nunca le inquietó por la tercera plaza del cajón.

El golpe de teatro acaeció en la segunda parada, cuando Massa entró algunas vueltas antes que Kimi. El brasileño se encontró mucho tráfico y el finés buscaba a golpe de vuelta rápida la machada de lograr un triunfo que le reenganchase en la lucha por el título. Y así fue. Raikkonen estuvo impecable en las vueltas que estuvo en pista antes de su segundo repostaje y salió en primer lugar con bastante desahogo, mientras el brasileño no se lo terminaba de creer. De ahí, hasta la victoria, un paseo para los Ferrari, mientras por detrás Alonso pasaba mil y un avatares.

Y entre los hombres del podio y Alonso, los BMW, sobre todo destacando el cuarto lugar de un Robert Kubica que hace justo tres semanas se estampaba contra el muro de Indianápolis y cuando se temía por su vida salió completamente ileso. Tras él, quinto, un Nick Heidfeld que contó con la suerte del tráfico y la estrategia para recuperar el puesto que había perdido en pista con Alonso, un Alonso que ni siquiera pudo ser sexto, el premio de Fisichella por aguantar los embistes del toro español. Cerrando la zona de puntos, tras Alonso, Nico Rosberg, que también hizo una buena carrera.

Ahora el Mundial no descansa, y los bártulos de los equipos viajan directamente de Francia a Gran Bretaña, donde en Silverstone se disputa en siete días la novena carrera del campeonato, con casi todos los pilotos estrenando ciclo de motor.

A Silverstone, a su casa, llega Lewis Hamilton, como líder con 64 puntos, por 50 de Alonso, 47 de Massa y 42 de Raikkonen, de nuevo en la lucha. En constructores, aún sigue líder con diferencia Mclaren, aunque Ferrari ha recortado diez puntos. Fuente: Eurosport

Etiquetas: , , , , ,

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home