sábado, 19 de abril de 2008

Porsche y Volkswagen renuncian a la F1 por el escándalo Mosley.

Hace relativamente poco tiempo, varios expertos aseguraban que el lío de Max Mosley con prostitutas no perjudicaría económicamente a la Fórmula 1. Quizá no a los equipos y marcas ya implicados, pero sí que les han quitado las ganas a otros que podrían haber entrado en este deporte y que ahora, aseguran, no lo ven atractivo.

Es el caso de Porsche y Volkswagen, dos constructores que aseguran que la Fórmula 1 ya no es interesante para sus negocios. Ferdinand Piech, jefe de Volkswagen, aseguró a la revista alemana Stern que este deporte es un auténtico derroche de dinero: "300 millones al año; eso es quemar el dinero". (CONTINUA.....)

Pero no sólo el dinero pone freno al interés de estos constructores por la Fórmula 1. Woldgang Porsche (cuya empresa está en proceso de adquirir una participación mayoritaria de Volkswagen) asegura que el escándalo de Mosley, presidente de la FIA, también le ha dejado sin ganas de formar parte de este deporte: "Después del asunto de Max Mosley y esas mujeres, no sería muy apetecible involucrarse en la Fórmula 1 ahora".



No son los únicos constructores alemanes escandalizados por el vídeo sadomasoquista de Mosley destapado por News of the World: BMW y Mercedes firmaron conjuntamente una declaración en la que condenaban públicamente la actitud de Mosley con prostitutas y pidiendo su reconsideración como presidente de un deporte (el automovilismo) en todo el mundo.

De momento, Max Mosley no tiene intención de dejar el cargo sin el consenso de las asociaciones que forman parte de la FIA (para lo que ha convocado una asamblea en junio), e incluso ha demandado a News of the World por publicar la historia, además de pedir a las autoridades francesas la retirada del vídeo. Las autoridades decidirán el 29 de abril si aceptan prohibir el vídeo del que ahora se arrepiente ser el protagonista. Fuente: TheF1

Etiquetas:

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home