miércoles, 3 de septiembre de 2008

BMW quiere a sus dos pilotos en los puntos en Spa.

En BMW quieren dar un recital sobre uno de los últimos escenarios realmente excitantes del año: Spa-Francorchamps, Bélgica. Mario Theissen confía tanto en sus pilotos como en sus motores, pues esta pista es muy exigente con ambos factores:

"El año pasado calculamos que nuestros pilotos pisaron el pedal hasta el suelo durante más de 1,865 metros, 24 segundos. La potencia y la estabilidad son las claves aquí".

Nick Heidfeld y Robert Kubica llegarán con motores diferentes, como señala Mario: "El F1.08 de Nick montará un nuevo BMW P86/8 con una nueva transmisión, mientras que Robert conducirá con el mismo motor y caja de cambios que en Valencia. En las dos primeras partes de la temporada no hemos tenido un solo abandono causado por fallos técnicos. Queremos mantener este alto nivel de fiabilidad. Deportivamente, prevemos mejorar y ver a ambos coches terminar sólidamente en los puntos". (CONTINUA.....)

El Raidillon, Agua Roja, Malvedy, Stavelot… Estas curvas mágicas serán testigos de sus intentos. Mario sabe de la magia del trazado, que no duda en respetar: "Esperamos con ilusión el único autódromo en el calendario que todavía puede describirse como un circuito natural, ya que se ajusta a las características del paisaje".


No es el único que se deshace en halagos hacia la pista belga; algo tiene que tanto pilotos como ingenieros sienten una especial predilección. Mario lo sabe e intenta explicarlo: "Spa quizá no sea la pista con las mayores velocidades, pero aquí tenemos el tramo más largo con el acelerador a fondo. Desde la modificación de la famosa curva Eau Rouge y la introducción de los motores V8, los pilotos pueden ir al máximo por esa sección desde la cerrada horquilla justo después de la salida, hacia abajo y hacia arriba de nuevo". Fuente: TheF1

Etiquetas:

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home