jueves, 11 de diciembre de 2008

La FIA y los equipos se reunieron durante cuatro horas en Mónaco.

Mientras los coches rodaban en Jerez, casi toda la atención de la Fórmula 1 estaba en Mónaco, donde la Asociación de Equipos (FOTA) y el presidente de la Federación Internacional del Automóvil (FIA) se reunieron para adoptar un conjunto de medidas que permita tomar aire al Gran Circo en el año 2009 y que evite alguna nueva deserción de la parrilla. En un escueto comunicado se anunciaba "la mas productiva reunión que se pueda recordar".

Sin entrar en detalles, el Presidente de la FOTA y de Ferrari, Luca di Montezemolo, aseguraba que "la unidad de los equipos ha sido fundamental para establecer una nueva Fórmula 1, pero con el mismo ADN de la actual". (CONTINUA.....)

Pero, ¿cuáles son las medidas concretas? Según pudo saber MARCA, la primera es la reducción de los tests privados de las escuderías a la mitad. De 30.000 a sólo 15.000 kilómetros, con el ahorro consiguiente de viajes, motores y piezas que se queman en estas inacabables pruebas, como las que se celebran esta semana en Jerez.


Es quizás la gran novedad y supone la principal modificación sobre el reglamento que iba a entrar en vigencia en 2009. Se preveía un motor con una duración obligatoria de tres carreras, es decir, una más que en 2008. Ahora se incrementa la vida de cada propulsor a cuatro, por lo que podría existir también una reducción de las revoluciones máximas (quizás de 19.000 a 18.000) para asegurar la fiabilidad. Se usarán, por tanto, cinco motores por piloto para toda la temporada, en lugar de los nueve de 2008. Esto supone sólo un ahorro de unos 10 millones de euros por equipo, a los que hay que sumar otros tantos de los que no se utilizarán en los tests.

Es el apartado que supone la gran factura de los equipos cada año, pues trabaja casi de continuo, 24 horas al día. Se está estudiando permitir sólo un 60 por ciento del tiempo actual, instalando algún tipo de controlador. A ello se sumaría otra reducción, la de la posibilidad de cálculo de los programas de diseño CAT, a la mitad de los de hoy en día, gracias a los superordenadores con los que cuentan algunos equipos. La aerodinámica se reduce drásticamente este año y no habrá necesidad de tanto desarrollo. En total, los equipos más fuertes podrían ahorrar unos 50 millones de euros al año.

Es la que se consideraba la gran victoria de la FOTA a la salida de la reunión. Es posible que en 2010 se dé la oportunidad de un motor único a los equipos que lo deseen, pero los grandes podrán seguir construyendo sus propios propulsores. Eso que Montezemolo considera el ADN de la competición. En todo caso, todas estas medidas pueden ser matizadas antes de su oficialidad en el Consejo Mundial. Fuente: Marca

Etiquetas: ,

0 comentario/s

Publicar un comentario

Links a este post:

Crear un enlace

<< Home